CÓMO COLOCAR PAPEL PINTADO: DIY

PAPEL PINTADO: UN SINFÍN DE POSIBILIDADES

El papel pintado es un gran recurso decorativo; podemos transformar un espacio con sólo empapelar la pared de una habitación. En el universo del papel pintado todo está permitido, tiene infinitas posibilidades, crear sensaciones de profundidad o altura, reproducir texturas, imitar materiales o proporcionar una imagen en 3D…, posee el poder de personalizar nuestras estancias. Hoy en día tenemos la ventaja de que existen en el mercado papeles de gran calidad aptos para cualquier habitación de la casa; cocinas, baños… no hay ningún rincón de la casa que se le resista.

PAPEL PINTADO COCINA

Tenemos el aliado perfecto para cambiar el look a una habitación sin necesidad de obra, sin gastar mucho dinero y de forma rápida…¿Te animas?.

APRENDE A COLOCAR PAPEL PINTADO TU MISMA

CALCULAR LOS ROLLOS NECESARIOS

¿Te gustaría empapelar tu misma y no te atreves?, os voy a dar unas sencillas pautas para que os pongáis manos a la obra: la ilusión es el único requisito imprescindible que se necesita para que el resultado sea de 10.

En primer lugar debemos conocer la cantidad de papel que necesitamos para empapelar el espacio que queremos. Normalmente los rollos de papel tienen una medida estándar; 52-53cm de ancho por 10,05 metros de largo, pueden salir aproximadamente 4 tiras, unos 5,3 metros cuadrados. Esto es una aproximación porque siempre hay que tener en cuenta el desperdicio del papel.

Un detalle a tener en cuenta es el llamado rapport; esto es la repetición del dibujo. En la etiqueta de cada rollo debe figurar además de las medidas (que como dije suelen ser estándar), el rapport del papel, que es un dato importante para indicarnos el número de centímetros que vamos a desperdiciar para que case el dibujo. En los papeles lisos o sin patrones el rapport es libre, es decir, hay menos desperdicio de papel.

EL RAPPORT ES LA REPETICIÓN DEL DIBUJO

Calcular el número de rollos que necesitamos es bastante sencillo: se mide el ancho y alto de la pared que queremos empapelar añadiendo al menos 6 cm arriba y 6 cm abajo en la altura para papeles con dibujos pequeños o lisos y multiplicamos para saber los metros cuadrados necesarios. Normalmente en las tiendas calculan la cantidad necesaria, incluso si se compra on-line, existen calculadoras de rollos, no obstante está bien saber estas cosillas porque es importante no quedarse corta con el papel, es preferible tener un poco de sobra que tener que ir a por más.

Otro dato a tener en cuenta es la numeración de la tintada que aparece en el rollo; si no se compra a la vez, corremos el riesgo de que sea una tintada diferente y se note la diferencia al poner las hojas al lado.

TIPOS DE PAPEL PINTADO

Existen en el mercado hoy en día diferentes tipos de papel pintado, dependiendo de las necesidades y también los gustos.

BASE DE PAPEL O TNT

Según el soporte los papeles pueden ser: base de papel o TNT, cuando hablo del soporte del papel me refiero a lo que va pegado a la pared. Los primeros son los más tradicionales pero ya cada vez se utilizan menos porque son más difíciles de colocar. Los papeles con soporte tejido no tejido (TNT), son más resistentes, más fáciles de colocar y también de retirar.

VINÍLICOS O NO VINÍLICOS

Según el acabado del papel pueden ser vinílicos o no vinílicos: El papel vinílico es más utilizado actualmente sobre todo en habitaciones infantiles o baños por su resistencia a los golpes y la humedad y su fácil limpieza. Los papeles pintados vinílicos presentan normalmente un acabado satinado frente a los no vinílicos que son mate, aunque cada vez se empiezan a ver más vinílicos con aspecto mate también.

OTROS TIPOS DE PAPEL PINTADO

Existen otros tipos de papel con textura o relieve, que son ideales para ocultar imperfecciones en la pared, y los papeles decorativos de fibras naturales tejidas, que presentan un acabado espectacular.

Yo recomiendo sobre todo si es la primera vez que se va a empapelar, un papel de textura gruesa, vinílico y de tejido no tejido; son mucho más resistentes y a la hora de manejar las hojas de papel se arrugan menos y son más manejables.

HABITACION INFANTIL

MATERIAL NECESARIO PARA LA INSTALACIÓN

En el mercado te ofrecen un montón de herramientas para equiparte a la hora de empapelar; quizá faciliten la tarea, yo no lo puedo asegurar, pero yo nunca las he utilizado. Podría citaros algunos de estos utensilios como la espátula de presión, rodillo de presión o de juntas…etc, repito ,no digo que no los uséis, yo os voy a citar aquí los que creo que son imprescindibles y a mí me ha ido bien.

Brocha o rodillo para encolar; se pueden utilizar indistintamente los 2, creo que va en gustos, lo que mejor manejéis y estéis más cómodas.

Cinta métrica y regla; yo utilizo una regla grande de mis hijos, la de un metro está bien, (recordad que la anchura del papel es siempre de unos 52 ó 53 cm).

Cúter; aquí si diría que os hagáis con un buen cúter, eso de que estés intentado hacer un corte limpio y el papel se te desgarre no mola nada.

Tijeras; vale cualquier tijera que corte bien, no hace falta una tijera especial de papel pintado, ( porque te las venden eh!)

Una escalera, para llegar a las zonas altas.

Y por último, mi aliado secreto es un trapo; si, un trapo…un paño de los que usamos para limpiar, de algodón, que no destiña ni suelte pelusas…

Algo que para mí es muy importante es la cola que vamos a utilizar; existen varios tipos de colas y no todas son iguales , las hay ya preparadas listas para usar o en polvo para añadir agua; yo recomiendo las que ya están listas, una que yo utilizo y me gusta la podéis encontrar en el siguiente enlace, por el riesgo de pasarnos con la proporción de agua a la hora de mezclar. También es mejor comprar una de buena calidad y apropiada para el tipo de papel que vamos a utilizar (aunque la compremos por internet viene todo detallado en la descripción)

Y ya no nos queda nada para ponernos manos a la obra, un lápiz detrás de la oreja (¡¡Yo siempre me paso la vida buscándolo cuando me pongo en faena!!), y ¡¡A comenzar!!.

TÉCNICA DE EMPAPELADO NO PROFESIONAL

ELECCIÓN DE LA PARED IDÓNEA

Para la primera vez recomiendo empezar por paredes lisas, sin imperfecciones; si hay agujeros, gotelé… etc hay que preparar bien la pared, cuanto más lisa esté mejor será el acabado una vez colocado el papel, tened en cuenta que se marcan todos los defectos y eso puede estropear nuestro trabajo, también recomiendo la primera vez que no sean habitaciones abuhardilladas, y a poder ser paredes sin ventanas, radiadores…, el menor número de obstáculos. Nuestro lienzo debe ser lo más neutro posible, por ejemplo, la pared que hace de cabecero de cama es un buen comienzo.

Antes de nada comentar que la primera vez facilita mucho la labor si se hace entre 2 personas ( una sujetando la tira de papel desde arriba y otro colocándola a lo largo de la pared). Evitaremos que comience a arrugarse la hoja, se nos vaya despegando desde arriba, etc. Si no es posible y estamos solas no hay que desesperar; la primera vez se puede hacer , pero despacito y con paciencia, pensando que lo que se arruga se desarruga y lo que se pega se puede despegar otra vez (siempre y cuando no se deje secar demasiado).

COMENZAMOS, MANOS A LA OBRA:

Medimos la altura de la pared y cortamos una primera hoja, dejando siempre un par de centímetros de margen abajo para no llevarse sustos, es preferible cortar el exceso con el cúter a quedarse corta de papel, ¡El efecto es horroroso!. Podemos encolar el papel o la pared, yo he probado las dos técnicas y me gusta dar cola al papel, a veces la superficie de la pared es muy porosa y absorbe mucha cola y el papel no se fija tan bien, se puede dar un poquito también a la pared insistiendo en la zona donde van a ir las juntas del papel: lo más importante es tener bien encolados los laterales; un papel se ve bien colocado si los bordes están bien pegados.

Una vez que tenemos la tira preparada, la colocamos en la pared por el extremo de arriba y empezamos a alisarla ayundándonos con el paño (a mí me gusta ligeramente humedecido), los movimientos tienen que ser hacia afuera para sacar el aire que queda atrapado, y hacia abajo; no desesperéis si veis que quedan mínimas burbujas de aire, cuando la cola se seca, el papel se adhiere a la pared y suelen desaparecer todas. Haced hincapié en los bordes, para que queden bien pegados. El exceso de la parte de abajo se corta con el cúter ayudándonos de una regla o pieza de madera, para ello es mejor esperar a que se seque un poco la cola y se endurezca el papel.

Ya tenemos colocada nuestra primera hoja, la pared de repente cobra vida y ya ¡¡¡Nos imaginamos el espectacular cambio que va a dar nuestra habitación!!!. Para continuar con la segunda hoja, es útil presentarla en la pared para comprobar dónde se repite el patrón del dibujo; una vez encontrado, medimos y cortamos, tened en cuenta que vamos a tener papel sobrante por arriba, y debemos dejar por debajo los 2 cm de rigor que os he dicho por si las moscas…, ésa es la mecánica para todas las demás hojas, los sobrantes arriba o abajo los cortaremos con el cúter, si es muy poquito sobrante, esperad a que se seque la cola, el corte será mucho más limpio.

DIFICULTADES QUE PODEMOS ENCONTRARNOS:

Si la pared es totalmente lisa es muy fácil colocar por primera vez un papel, el inconveniente es encontrarnos con obstáculos tales como, radiadores, aparato de aire acondicionado, apliques de luz, puertas y ventanas…etc. Para puertas y ventanas, superponemos el papel y presionamos para “dibujar” el marco sobre el papel, luego sólo tenemos que recortar con cuidado, siempre atentas a dejar un mínimo margen en los cortes, es preferible cortar el pequeño exceso con el cúter a quedarnos cortas y tener que añadir ” remiendos” de papel, queda horrible, os lo aseguro ¡¡Porque a mí me ha pasado las primeras veces!!!. Es necesario retirar todos los apliques de luz (interruptores, enchufes..). Una vez colocado el papel, recortad el trocito que queda por dentro con mucho cuidado, (¡Ojo para no recibir un calambrazo!), y volver a colocar el aplique, de esa manera el papel queda por dentro y el acabado es perfecto, no recortéis de más porque también queda muy feo que se vea un trocito de pared al lado del interruptor.

Los radiadores son, sin duda, el mayor reto para el principiante; en un primer momento dices: “Dios mío, ¿¿Por qué me habré metido en este fregao??”, bueno, está la opción A que es retirar directamente el radiador, eso está bien si tienes suerte de ser supermanitas con la fontanería o contar con un supermarido al que puedes engañar para que lo haga, en mi caso como no se cumple ninguna de las dos condiciones, me las he tenido que ingeniar haciendo el “apaño” con el radiador en su sitio; el plan B es cortar la pieza correspondiente de arriba y la de abajo, y las meto todo lo posible detrás del radiador, aunque no lleguen a unirse, no se verá, y el resultado es el mismo si se hace con cuidado; ya sé que no es muy profesional, pero visualmente el acabado sí lo es (que es lo que nos interesa), y os cuento un secreto: hay muchos profesionales que no retiran el radiador para empapelar, así como pintores que tampoco lo hacen al pintar una habitación.

RESUMEN DE LOS “FALLITOS” QUE DEBÉIS EVITAR A TODA COSTA

Especial cuidado en los apliques de luz.

No quedarse “corta” con el papel, ni arriba ni abajo; los parches no son bonitos.

Nunca superponer los bordes de las hojas del papel; los pliegues de papel deben ir lo mas unidos uno con el otro, pero nunca encima: una vez seco el papel es uno de los efectos más desastrosos en el acabado final.

No encolar bien, (hay que insistir en especial en los bordes para que no se levanten).

Atender al patrón del dibujo; debemos poner especial cuidado en casar correctamente las hojas según el patrón de dibujo (ni más arriba ni más abajo), si no descuadraremos el resultado del papel.

Y por último, paredes lisas y si puede ser evitar radiadores al principio…, elegid un buen papel grueso con un dibujo no muy complicado para las más miedosas y ¡¡Tenéis el éxito asegurado!!. Y a las valientes, ¡Ánimo!, ¡Os aseguro que podéis empapelar toda la casa como una profesional si queréis!.

DORMITORIO PRINCIPAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *