LA IMPORTANCIA DEL VINCULO ENTRE HERMANOS

NUESTROS HERMANOS: PERSONAS FUNDAMENTALES EN LA VIDA

De los hermanos aprendemos y también enseñamos, con ellos compartimos una historia familiar común y experiencias vitales muy importantes. Representan los inicios en el establecimiento de vínculos sociales. De las peleas, enfrentamientos y celos obtenemos recursos para resolver conflictos, algo tan importante para el desarrollo de su personalidad y habilidades sociales. Pero por encima de todo, son una fuente de apoyo, complicidad y amor. Es por todo esto que pienso que el vínculo entre hermanos se torna fundamental en el crecimiento personal del niño.

En ocasiones están mas cerca que los propios padres, son modelos a imitar, lo cual tiene un gran impacto en la vida. Cuando se le pregunta a un niño sobre cuáles son las personas más importantes de su vida a menudo sitúan a sus hermanos al mismo nivel que sus progenitores.

VESTIR HERMANOS COORDINADOS

En relación con este tema entre hermanos me viene a la cabeza un asunto que divide opiniones; vestir igual a los hermanos, siempre coordinados y conjuntaditos…, mientras que a unos padres (suelen ser más bien madres) les rechifla, a otros/as les horroriza y lo ven incluso perjudicial…¿Perjudicial­­?

Alguna vez he leído acerca de esto, y he oído comentarios de algunas personas acerca de los posibles efectos negativos sobre el desarrollo de la personalidad en los niños. Es decir, que al vestir a los hermanos igual puede resultar dañada la imagen que proyectan de si mismos, su individualidad.

Yo personalmente respeto cualquier opinión peeeeeero… me declaro fiel defensora del grupo “adoro vestirles iguales, me los como cuando les veo”.

Creo que la personalidad de un niño se construye a partir de múltiples factores, en un alto porcentaje son genéticos, (y si no que le pregunten a las mamás que tienen varios niños criados y educados en la misma casa y todos diferentes), y otros, por supuesto, ambientales, (cultura, educación, experiencias vitales personales, etc).

Si tuviéramos que basar nuestra personalidad y la imagen que tenemos de nosotros mismos en la ropa que vestimos no podríamos sucumbir ni a las tendencias que nos dicta la moda, (que son una forma de alienación puesto que muchas veces todos llevamos los mismos pantalones de Zara, por poner un ejemplo), ni podríamos uniformarnos para ir al colegio, ni vestir la camiseta de nuestro equipo de fútbol favorito y lo mismo ocurre con médicos, policías, bomberos… puff.

La personalidad va mucho más allá de la ropa que vestimos, es mucho más compleja.

Yo siempre he vestido a mis niños igual pero, nunca les he obligado, es algo natural para ellos, lo dan por hecho y creo que no solamente no les perjudica sino que puede ayudarles a sentir que pertenecen a un grupo, a su clan, a su familia… algo que también es muy importante para el desarrollo de la autoestima de un niño.

Van creciendo, y a la mayor le pregunto si le gusta vestirse como sus hermanos y hasta ahora siempre me dice que sí, que incluso le divierte y creo que se siente cómoda así, cuando llegue su momento seguro que me lo dirá, hasta entonces, ¡Yo a disfrutar! jeje

En fin, esto es como todo en esta vida, siempre habrá opiniones de todos los colores.

Yo desde mi propia experiencia puedo decir que mis tres niños son muy diferentes, les vista o no igual, y veo que a medida que crecen se van haciendo personitas únicas con sus rasgos de carácter definidos.

Pero independientemente de todo esto, a mi es que se me cae la baba cuando les veo vestidos igual, tan coordinados, tan ideales, tan… ¡¡Pa’ comérselos!!… ¿¿A vosotros/as no os pasa con vuestros peques??

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *